Las cuotas explicadas

Para los más novatillos

Las Apuestas Cruzadas están al alcance de todo el mundo, incluso de personas que no han hecho una apuesta en su vida. Si ese es tu caso y aún no entiendes cómo funcionan las cuotas de las apuestas, ¡estas en el sitio correcto!

En esta guía te explicaremos qué son las cuotas, cómo funcionan y cómo puedes usarlas para calcular la probabilidad de que un evento ocurra.

¿Qué son las cuotas?

Las cuotas son los números que usan las casas de apuestas para reflejar cuánto puedes ganar si aciertas tu apuesta. Además, te dan una indicación rápida sobre cómo de probable es que ocurra algo.

Con tantos números por todos lados, las webs de las casas de apuestas pueden parecerte algo abrumadoras. Pero no te preocupes, en cuanto tengas claros un par de conceptos, todo se te va a hacer mucho más fácil.

Aunque hay varios tipos de cuotas, nosotros siempre usaremos cuotas decimales, ya que son las más simples e intuitivas.

Entendiendo las cuotas decimales

Las cuotas de una apuesta te indican el dinero que vas a ganar si la aciertas. Todo lo que tienes que hacer para calcular tus ganancias potenciales es multiplicar tu apuesta por la cuota.

Por ejemplo, si hacer una apuesta de 10€ a cuota 4.5, puedes ganar 45€. Tienes que tener en cuenta que esta cuota incluye tu apuesta inicial. De esta forma, si apuestas 10€ a cuota 4.5, tendrías 35€ de beneficios y recuperarías 10€ de tu apuesta inicial.

Calculando la probabilidad implícita

La probabilidad implícita de una apuesta es la probabilidad de que sea ganadora, según la cuota que tiene. En otras palabras, al convertir la cuota de una apuesta en un porcentaje, podremos tener una idea de cuál es la probabilidad de que ese evento ocurra.

La probabilidad real de la apuesta siempre será algo más baja que la probabilidad implícita. Esto es porque las casas de apuestas añaden un margen de beneficios al calcular las cuotas de las apuestas. Ofrecen cuotas más bajas de las que deberían. Así es como siempre tienen un beneficio y se quedan con el dinero de los jugadores.

Para calcular la probabilidad implícita de una apuesta, simplemente tenemos que dividir 1 entre su cuota. Por ejemplo, una apuesta a cuota 2.5 tiene una probabilidad implícita de ocurrir de un 40% (1 / 2.5 = 40%)

Conclusión

Esto es todo lo que tienes que saber sobre las cuotas y cómo funcionan.
Básicamente, nos ayudan a ver de un simple vistazo las ganancias de nuestra apuesta si gana, y lo probable que es que esto ocurra o no.
No te preocupes si tardas un poco en procesar esta información. En cuanto hagas un par de apuestas cruzadas, cogerás práctica y no tendrás que pensar en todo esto, te vendrá solo a la cabeza.